martes, 16 de agosto de 2011



Hoy es mi primer día de trabajo después de 21 días de vacaciones.


Ayer me costó mucho dormirme y hoy me he levantado antes de que sonara el despertador.


¿Tendré el síndrome posvacacional?


Según los entendidos, si te encuentra más fatigado que de costumbre, sin apetito, más irritable, triste o nervioso podría estar afectado por este supuesto síndrome.

Sin apetito, pues la verdad que no. A mí, no se me quita el hambre aunque me este muriendo.


Irritable, pues sí. Estoy muy, muy, muy irritable. Cuando he visto mi mesa del despacho llena de papeles, no cogía ni un alfiler.


Triste, también. Me da tristeza el no poder estar en biquini y chanclas. Degustando un helado o una clarita.

Pues parece que tengo el síndrome, ahora me queda pensar en mis próximas vacaciones.

Afortunadamente tengo un trabajo que me permite disfrutar de 45 días de vacaciones.


Tengo previsto para Octubre hacer el resto de días que me quedan. Hasta que no lleguen, seguiremos aquí llevando el dichoso síndrome posvacacional.


Para los que estáis de vacaciones, que envidia me dais.

2 comentarios:

  1. Aunque estes con el síndrome postvacacional, me alegro, porque es señal que tienes trabajo y hoy en día con la que está cayendo, muchas personas no lo tienen. Agradece, tu mesa llena de papeles.

    Besos y que te sea leve hasta octubre.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí una pereza esa mesa llena de papeles, si quieres te echamos una manita;)

    Oye y 45 días de vacas está de cine, asi que a limpiar la mesa ya mismo, jajaja
    MUACKKK!

    ResponderEliminar